Noticias y Novedades





Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

20 de Noviembre de 2018

¿Qué es la EPOC y a quién afecta?

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una de las enfermedades más frecuentes que causa dificultad para respirar. En la Argentina, el estudio Epoc.ar -realizado en 2015, concluyó que la prevalencia del EPOC en el país es de 14,5% en mayores de 40 años.

¿Qué tipos de EPOC hay?

La EPOC puede ser leve, moderada o grave según el grado de obstrucción y se presenta como:

Bronquitis crónica: inflamación de las vías aéreas con tos y expectoración de moco.

Enfisema: destrucción de los alvéolos, lo que ocasiona un atrapamiento del aire en el pulmón.Ambas formas se encuentran en mayor o menor grado en todos los pacientes con EPOC.

¿Cuáles son sus causas?

La causa principal de la EPOC es la exposición al humo del tabaco, lo que incluye tanto a personas fumadoras como a fumadores pasivos. Cuanto más fume una persona, más probabilidad tendrá de desarrollar esta enfermedad, cuyo grado de severidad puede variar dependiendo de:

La genética del paciente: las personas que tienen predisposición a desarrollar una enfermedad pulmonar obstructiva crónica grave y a edades tempranas (antes de los 30- 35 años).

La convivencia con personas que fuman en casa o en el trabajo. Son los denominados fumadores pasivos.

La exposición permanente a gases tóxicos: sobre todo cuando a estos se suma la inhalación de humo de tabaco directa o pasiva.

La frecuencia de infecciones respiratorias y bronquitis agudas desde la infancia: puede producir una bronquitis crónica y conducir a enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

¿Cuáles son los síntomas de la EPOC?

Los síntomas de la EPOC pueden ser leves al principio por lo que, a veces, el paciente no le da importancia o desconoce que padece la enfermedad.

Las principales señales de alarma son:

Tos con expectoración de moco.

Dificultad para respirar (disnea), que empeora con la actividad y el esfuerzo.

Ruidos al respirar (roncus y sibilancias).

Frecuencia mayor de agudizaciones respiratorias por infecciones víricas y/o bacterianas.

Cansancio y apatía.

No todas las personas que presentan los síntomas descritos padecen EPOC. Un/a profesional especialista en neumología es el encargado de detectar la enfermedad. A medida que la misma evoluciona, los síntomas pueden agravarse y requerir atención médica específica.

¿Cómo se detecta?

La mejor prueba para el diagnóstico de la EPOC es la espirometría basal forzada, una prueba muy sencilla que consiste en soplar en un espirómetro con toda la fuerza posible. Se trata de una prueba que, en personas que presentan factores de riesgo ante EPOC, es recomendable realizar una vez al año.

Esta prueba informará sobre dos parámetros:

La capacidad total pulmonar: la cantidad de aire contenida en los pulmones y que podemos expulsar.

La cantidad de ese aire que expulsamos en el primer segundo: si ha disminuido es indicativo de obstrucción de las vías aéreas, lo que, si no se padece asma, es indicativo de EPOC.

¿Cuáles son sus posibles complicaciones?

La EPOC puede contribuir al desarrollo de serios problemas de salud. Algunas de sus complicaciones más frecuentes son:

Trastornos cardiacos.

Infecciones respiratorias y neumonía.

Neumotórax.

Pérdida considerable de peso.

Fatiga muscular.

Debilidad.

Trastornos del sueño.

Depresión.

¿Cuál es su tratamiento?

La EPOC no tiene cura, pero hay muchas medidas que se pueden tomar para aliviar los síntomas e impedir que la enfermedad empeore. Por ejemplo:

Dejar de fumar.

Evitar la inhalación de gases tóxicos.

Prevenir las infecciones respiratorias más frecuentes con la vacunación adecuada.

Tratamiento farmacológico: basado en medicamentos como inhaladores de broncodilatadores, antibióticos, esteroides o antiinflamatorios, u oxigenoterapia, entre otros.

La fisioterapia respiratoria: puede ayudar también a mejorar la calidad de vida del paciente, favoreciendo el tono muscular, el estado anímico y, como consecuencia de todo ello, la función respiratoria y cardiaca.

No hay que olvidar que la EPOC es una enfermedad crónica, por lo que cuanto antes se diagnostique y se inicie tratamiento para prevenir la progresión, mejor le irá al paciente.

Dra. Iris Vigil

Neumonóloga

MP. 27595